Tratamiento del ojo seco pediátrico y la miopía progresiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La prevalencia reducida del ojo seco en los niños, menos síntomas subjetivos y las limitaciones de los procedimientos de diagnóstico actuales pueden hacer que los médicos pasen por alto el ojo seco. La enfermedad de ojo seco es una condición crónica que afecta hasta al 50% de la población, caracterizada por molestias oculares y alteraciones visuales que pueden causar una disminución significativa en la calidad de vida.1 Los lentes de contacto contribuyen al ojo seco, con más del 50% de los usuarios de lentes los cuales reportan síntomas de ojo seco.2 La miopía es una epidemia entre los jóvenes del este y sudeste de Asia, con alrededor del 80% al 90% afectado3 y hasta el 20 % con miopía alta.4 Para la corrección y el control de la miopía, los lentes de contacto blandos y la ortoqueratología se consideran cada vez más en niños y adolescentes. Aunque ha habido informes de molestias relacionadas con los lentes de contacto en niños, 5-7 la evidencia sobre el ojo seco pediátrico no es del todo clara, con algunas sugerencias de que los pacientes pediátricos, incluidos los usuarios de lentes de contacto, pueden tener menos quejas que los adultos.8, 9 OrthoK y Ojo Seco En un estudio que comparó la calidad de vida relacionada con la visión, la ortoqueratología y anteojos monofocales, entre el 30 % y el 40 % de los niños reportaron incomodidad/picazón/ardor/ojo seco después de la inserción de lentes.10 Curiosamente, si OrthoK contribuye o alivia el ojo seco no es del todo claro. La Academia Estadounidense de Ortoqueratología y Control de la Miopía (AAOMC) y la Sociedad de Ortoqueratología de Oceanía respaldan a OrthoK como apropiado para niños que no pueden usar otros lentes debido a ojo seco o alergias,11 mientras que otras evidencias indican que el ojo seco está infradiagnosticado en el uso de OrthoK. Por ejemplo, se descubrió que el uso de OrthoK reduce la estabilidad de la película lagrimal (aumento de la evaporación y el adelgazamiento) y se pensó que inducía la inflamación ocular debido a la alteración de las glándulas de Meibomio.12-14 La inestabilidad de la película lagrimal (y secuelas concomitantes) con el uso de lentes OrthoK en niños se atribuyó a cambios irregulares en la superficie corneal inducidos.15 Los reportes sin cambios en la altura del menisco lagrimal u OSDI con respecto a los niveles anteriores a OrthoK después de meses de uso16 contrastan con los datos que sugieren que los aumentos iniciales en el ojo seco disminuyen dentro del primer mes de uso de los lentes2 y posiblemente sugieren rápida adaptación neuronal en los niños.4 Si bien la relación entre el uso de lentes de contacto pediátricos y el ojo seco no está del todo clara, existen ciertos parámetros importantes que los profesionales deben tener en cuenta para reducir las tasas de progresión de la miopía y, al mismo tiempo, ofrecer una mejor calidad de vida con una comodidad razonable. El cumplimiento del uso de lentes es vital para la eficacia, y los estudios han demostrado una relación compleja entre la comodidad general y la adherencia al uso de lentes y, por lo tanto, la eficacia.17 La estabilidad de la película lagrimal es importante para el control de la miopía pediátrica15 Los informes de aumento del parpadeo parcial después de la inscripción en OrthoK18 exigen una mayor observación de los mismos. En relación con la película lagrimal de los pacientes pediátricos OrthoK, el grosor de la capa lipídica en los niños requiere estándares diferentes a los de los adultos. Por lo tanto, la prueba habitual de Lipiview podría no ser fiable en niños18. Además, es fundamental recordar que la conjuntivitis alérgica tiene una mayor prevalencia en niños y puede inducir ojo seco, lo que dificulta su diagnóstico19. La valoración con queratografía detecta la altura del menisco lagrimal y la pérdida de glándulas de Meibomio funciona bien en niños, especialmente en combinación con cuestionarios para facilitar el diagnóstico de ojo seco.19 Para los miopes altos, la reducción específica del error de refracción (RE) puede requerir más presión de los lentes sobre la córnea, lo que lleva a un aumento de la tinción, irregularidades en la córnea y la película lagrimal, incomodidad y ojo seco. Para reducir este riesgo, se podría considerar la reducción parcial de RE,20 junto con educación y seguimientos más frecuentes.20 Finalmente, la peor visión y comodidad percibidas están relacionadas con un menor cumplimiento, lo que indica la importancia de la comunicación, que puede ser difícil para los niños. Dirigirse a hombres y personas con una miopía más baja que muestran una adherencia reducida a los lentes de control de la miopía, también puede ayudar a la adherencia al uso de lentes.17 En resumen, la prevalencia reducida de ojo seco en los niños, menos síntomas subjetivos y las limitaciones de los procedimientos de diagnóstico actuales pueden hacer que los médicos pasen por alto el ojo seco y su prevalencia, la superficie ocular de los pacientes, especialmente la función de las glándulas de Meibomio, que pueden reducir la comodidad y la adherencia, lo que en última instancia conduce a peores resultados19.  

La profesora asociada Judith Flanagan recibió su doctorado en Medicina del Instituto Garvan, Sydney. Sus cargos anteriores incluyen una beca posdoctoral en la Universidad de California, Berkeley, y una cátedra asistente en la Universidad de California, San Francisco. Más recientemente, la Dr. Flanagan fue empleada por BHVI como redactor científico y director de terapéutica ocular. Actualmente investiga en el campo de ojo seco y terapéutica ocular.

Referencias

  1. Assessment, D.E. and M.S.R. Group, n− 3 Fatty Acid Supplementation for the Treatment of Dry Eye Disease. New England Journal of Medicine, 2018. 378(18): p. 1681-1690.
  2. Yan, Z., Dry eye symptoms and signs in children wearing OK lenses for six months in China. Journal francais d’ophtalmologie, 2020. 43(3): p. 211-215.
  3. Baird, P.N., et al., Myopia (Primer). Nature Reviews: Disease Primers, 2020. 6(1).
  4. Jin, W., et al., Short-term effects of overnight orthokeratology on corneal sensitivity in Chinese children and adolescents. Journal of ophthalmology, 2018. 2018.
  5. Sankaridurg, P., et al., Adverse events during 2 years of daily wear of silicone hydrogels in children. Optom Vis Sci, 2013. 90(9): p. 961-9.
  6. Wang, X., et al., The Influence of Overnight Orthokeratology on Ocular Surface and Meibomian Gland Dysfunction in Teenagers with Myopia. J Ophthalmol, 2019. 2019: p. 5142628.
  7. Jones, L.A., et al., Purchase of contact lenses and contact-lenses-related symptoms following the Contact Lenses in Pediatrics (CLIP) Study. Cont Lens Anterior Eye, 2009. 32(4): p. 157-63.
  8. Greiner, K.L. and J.J. Walline, Dry eye in pediatric contact lens wearers. Eye Contact Lens, 2010. 36(6): p. 352-5.
  9. Han, S.B., et al., Children with dry eye type conditions may report less severe symptoms than adult patients. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol, 2013. 251(3): p. 791-6.
  10. Yang, B., et al., Vision-related quality of life of Chinese children undergoing orthokeratology treatment compared to single vision spectacles. Contact Lens and Anterior Eye, 2021. 44(4): p. 101350.
  11. Haines, C. Dry Eye in Myopia Management. Myopia Profile 2021  [cited 2021 November 16]; Available from: https://www.myopiaprofile.com/dry-eye-in-myopia-management/.
  12. Yang, L., et al., The influence of overnight orthokeratology on ocular surface and dry eye-related cytokines IL-17A, IL-6, and PGE2 in children. Contact Lens and Anterior Eye, 2021. 44(1): p. 81-88.
  13. Na, K.-S., et al., The influence of overnight orthokeratology on ocular surface and meibomian glands in children and adolescents. Eye & contact lens, 2016. 42(1): p. 68-73.
  14. Liu, Y.M. and P. Xie, The safety of orthokeratology—a systematic review. Eye & contact lens, 2016. 42(1): p. 35.
  15. Cho, W.-H., et al., Analysis of tear film spatial instability for pediatric myopia under treatment. Scientific Reports, 2020. 10(1): p. 1-9.
  16. Carracedo, G., J.M. González-Méijome, and J. Pintor, Changes in diadenosine polyphosphates during alignment-fit and orthokeratology rigid gas permeable lens wear. Investigative ophthalmology & visual science, 2012. 53(8): p. 4426-4432.
  17. Weng, R., et al., Exploring non-adherence to contact lens wear schedule: Subjective assessments and patient related factors in children wearing single vision and myopia control contact lenses. Contact Lens and Anterior Eye, 2021. 44(1): p. 94-101.
  18. Zeng, L., et al., Tear Lipid Layer Thickness in Children after Short-Term Overnight Orthokeratology Contact Lens Wear. Journal of Ophthalmology, 2020. 2020.
  19. Wang, X., et al., Evaluation of dry eye and meibomian gland dysfunction in teenagers with myopia through noninvasive keratograph. Journal of ophthalmology, 2016. 2016.
  20. Hu, P., et al., The safety of orthokeratology in myopic children and analysis of related factors. Contact Lens and Anterior Eye, 2021. 44(1): p. 89-93.