Y llego El Covid.

Si llego este Bicho que dejo patas arriba nuestro mundo.

¿Pero que aprendemos de lo que ocurre? ¿Qué enseñanza nos deja? ¿Qué parte de positiva nos puede dejar esta Pandemia?

Desde mi punto de vista, una muy clara, la necesidad de la unión, la obligación como sociedad y como empresa que la soledad, tanto social como empresarial es totalmente mortal, dejando la unión, el trabajo conjunto, la colaboración entre los distintos modos de pensamientos, por tanto, la aportación de lo distinto, como una herramienta poderosa e indispensable en estos duros momentos de crisis.

En un mundo donde nos creímos invencibles, donde cada persona se adentraba en el refugio de su hogar o su negocio y se olvidaba del mundo centrándonos en nuestros pacientes o familiares más cercanos, nos damos cuenta ahora, que somos frágiles, vulnerables y que no solamente no tenemos respuestas individuales,  nos sentimos que el suelo se mueve como fatal terremoto, teniendo la impresión que todo se derrumba.

 

La unión se transforma en necesidad, necesidad de hablar, necesidad de conectarse, de sentirte que otros tienen el mismo problema y preocupaciones, esto se transforma que todos pensamos en lo mismo, por tanto, todos pensamos en posibles soluciones, todos pensamos en estrategias y todos pensamos en un discurso similar con una meta clara, SALIR ADELANTE.

Esto ejecutándolo a nivel social y trasladándolo a lo laboral, es nuestra tabla de salvación, JUNTOS SOMOS MAS FUERTES, JUNTOS NO NOS PARA NADIE. en unos momentos en la que la incertidumbre es angustiosa, el grupo, la unión de fuerzas, te hace más seguro, te hace ver que las soluciones existen y que son posibles, que, entre todos, SALIMOS DE ESTA, Posiblemente heridos pero Vivos y mejores.

 

Guillermo De Medina